viernes, 16 de septiembre de 2016

VI Conferencia Latinoamericana sobre Políticas de Drogas y I Caribeña



-          La guerra contra las drogas no han dado resultados en América Latina y el caribe
-          Violación de derechos humanos y corrupción han permeado la lucha contra la droga

América Latina viene avanzando en las discusiones regionales que cuestionan las políticas de drogas hegemónicas nacidas bajo el fracasado paradigma de la “guerra contra las drogas”. Tanto en los gobiernos como las organizaciones de la sociedad civil, la academia y poblaciones afectadas,  existe un amplio consenso sobre los impactos negativos que estas políticas tienen sobre los derechos humanos, así como los magros resultados obtenidos. República Dominicana no es ajeno a esta realidad.

El enfoque punitivo actual ha causado efectos devastadores para las personas. El ideal de un mundo libre de drogas, que marcó las políticas del último siglo, no estuvo ni cerca de cumplir su objetivo. Por el contrario, NO logró disminuir el consumo de sustancias, mientras que aumentó los niveles de violencia y fortalecimiento del crimen organizado.

Los gobiernos han destinado una cantidad desproporcionada de recursos a las políticas represivas, en perjuicio de esfuerzos dirigidos a mejorar la condición humana. Miles de personas, en su mayoría pobres y minorías étnicas y raciales, han sido encarcelados por delitos menores y no violentos relacionados con las drogas, sin haber generado grandes beneficios para la seguridad pública. Los poderosos cabecillas de las organizaciones criminales continúan impunemente lavando activos en paraísos fiscales.

Dado que la violencia es la forma primordial de regulación de los mercados ilegales, el tráfico de sustancias prohibidas está necesariamente acompañado por el tráfico de armas, de las peleas por los territorios, la corrupción y el socavamiento de las instituciones democráticas, especialmente las policías, la justicia y las instituciones de gobierno.

Los gobiernos latinoamericanos están comprendiendo  que el consumo de substancias psicoactivas es, en primer lugar y ante todo, una cuestión de salud. Los esfuerzos por controlar las drogas nunca deben causar más daños que beneficios, o provocar más daños que el propio abuso de drogas, como ha sucedido en las últimas décadas. No obstante, las cárceles de la región continúan abarrotándose.

Un número creciente de gobiernos locales, provinciales y nacionales en toda la región han dejado de tratar la tenencia y el uso de drogas como delitos. Inclusive, algunos gobiernos han comenzando a regular legalmente el cannabis, tanto para fines medicinales y terapéuticos como para fines recreativos. Un número mayor de gobiernos reconocen la necesidad de que los medicamentos esenciales se encuentren permanentemente disponibles para la población, especialmente aquellos destinados al tratamiento del dolor y con fines paliativos, en los países más pobres. Pero se necesitan reformas más extensas y sistemáticas.

Los estudios muestran que las personas que consumen drogas tienen mayor riesgo de transmisión de VIH a través del medio directo de compartir agujas y otros instrumentos para preparar y usar drogas, y también a través de actividades sexuales no seguras que pueden acompañar al uso de drogas. Este patrón es especialmente evidente en la República Dominicana donde la prevalencia de VIH entre las personas que consumen drogas es de 8,0%, mucho más elevada que la prevalencia media de la población, estimada en un 0,8%  y en un 0,9% en la población entre 15 y 49 años

Es necesario asegurar la diversidad y amplia gama de servicios de atención. Las estrategias de reducción de daños tienen por objeto mejorar la calidad de vida de las personas que usan drogas, reduciendo los riesgos para la salud individual y colectiva. Han probado su eficacia en abordar a los usuarios de drogas más vulnerabilizados y en la prevención de problemas asociados al uso de drogas con aquellas personas que continúan con su consumo.

La realización de la VI Conferencia Latinoamericana y I Caribeña sobre Políticas de Drogas en Santo Domingo los días 5 y 6 de Octubre, abre la posibilidad de profundizar este debate y sensibilizar a gobernantes, funcionarios y trabajadores del área, sobre la necesidad de repensar las actuales políticas de drogas.

En la rueda de prensa participaron en la mesa principal:

-          Dr. Víctor Terrero, Director del CONAVHISDIA
-          Pablo Cymerman, CONFEDROGAS
-          Santo Rosario, Director Ejecutivo COIN

Además contó con la presencia y apoyo del Sistema de las Naciones Unidas, en manos de:


-          Lorenzo Jiménez de Luis, Coordinador Residente 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, Tu comentario es importante y siempre será de utilidad para mejorar!