lunes, 26 de octubre de 2015

Domínguez Brito: “Sin dignidad se pierde todo, inclusive, hasta la libertad”


Mostrando PGR_2290.JPGPor Redacción

Santo Domingo.- “Si bien es cierto que como autoridades es fundamental buscar la verdad y con ello buscar la justicia, no menos cierto  y diría es todavía más importante que los actores del sistema de justicia actúen con dignidad”.

Mostrando PGR_2307.JPGAsí se expresó el procurador general de la República, Francisco Domínguez Brito, al pronunciar la conferencia “Justicia y Dignidad” en el marco del Congreso “Laicas y Laicos Católicos en la Vida Pública,  con el tema “La Moral Política”, organizado por la Universidad Católica Santo Domingo.

El Procurador manifestó que “la justicia de los jueces, fiscales y policías necesariamente no es justicia, lo que ellos hacen para respetar la dignidad necesariamente no es real.  La impunidad legal no puede convertirse en impunidad moral, trabajemos por una verdadera justicia, el respeto a la dignidad y el rechazo a la impunidad”.

Dijo que el juez o fiscal que no respeta su propia dignidad al momento de tomar decisiones al margen de esos valores cae en lo más bajo de la miseria humana y pierde lo más grande que le pueda dar Dios a un ser humano, que es la dignidad, y con ella, la libertad. “El que se compra o se vende es simplemente una cosa, pues ha abandonado la esencia del ser y dignidad”, manifestó.

En torno a los términos de justicia y dignidad dijo que atendiendo a la realidad que se presenta en la dificultad de definición que se desprende de ambos conceptos, “y advirtiendo que lo dicho aquí hoy solo se constituye en una aproximación de lo que considero ideas valiosas, iniciaré esta exposición precisamente criticando la reducción de la justica y la dignidad a lo dispuesto por los resultados emanados por los mecanismos de control técnico que provee el sistema jurídico”.

Domínguez Brito desarrolló breves ideas sobre lo que entiende sería un mecanismo que facilite la autoregulación de la ciudadanía de cara a construir una sociedad justa y respetuosa de la dignidad de los ciudadanos, sobre todo a través de la traducción del lenguaje que emana de la moral a un lenguaje públicamente accesible por todos.

Dijo que uno de los aportes más significativos hechos por la ilustración ha sido la fundamental trascendencia que dio al individuo, sobre todo a través del reconocimiento de derechos que deben ser protegidos a todas las personas. Posteriormente, dijo, que estos derechos quedarían garantizados a través de garantías jurisdiccionales dispuestas para ello. En definitiva, explicó, la idea del Derecho y de los derechos se ha presentado desde hace bastante tiempo en estrecha vinculación con la jurisdicción y en consecuencia la decisión es humana con todas sus virtudes y todas sus miserias.

“Sin embargo, y aquí enfocamos nuestra crítica, dicha vinculación ha llevado a entender que solo es justo lo que proviene de una decisión jurisdiccional, o que solo a través de esa decisión jurisdiccional se puede definir lo que es dignidad. Asistimos, sin dudas, a una judicialización de la justicia. A reducir este concepto y valor a una decisión institucional, que la mayoría de las veces viene fundamentada, sobre todo, en un simple argumento de autoridad”, expresó.

Al mismo tiempo señaló “que un caso de corrupción y de desfalco contra un pueblo cargado de necesidades, sea rechazado su enjuiciamiento ante los tribunales por una autoridad judicial, no significa que esa decisión sea justa y mucho menos que esos propios actores hayan respetado su propia dignidad y mucho menos la de los demás. La impunidad legal no puede convertirse en impunidad moral”.

Domínguez Brito declaró que lo que quiere advertir con esta crítica no es la no es la necesidad de abolir o restar importancia a los mecanismos institucionales destinados a resolver conflictos jurídicos, a los mecanismos institucionales supuestamente destinados a administrar justicia y asegurar la dignidad de las personas ante vulneraciones a la misma, sino plantear la posibilidad de asumir un carácter residual, un carácter subsidiario de los mismos. “Así como podría considerarse que la máxima expresión de la salud es la ausencia de enfermedad, así entiendo que la máxima expresión de justicia y dignidad es la ausencia de injusticia e indignidad”, dijo.


El Congreso, que se celebró en el Auditorio Cardenal Beras Rojas de la biblioteca de la alta casa de estudios, busca presentar a la sociedad dominicana, desde una visión católica, los fundamentos de la moral política en las laicas y laicos católicos en su vida pública.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, Tu comentario es importante y siempre será de utilidad para mejorar!